reto 1 mes con comida real
#Reto1MesConComidaReal
29 octubre, 2017
comida real envasada
Envasado al vacío: usos y ventajas
11 diciembre, 2017
Mostrar todo
hospitales comida basura

BASTA YA

Basta de ultraprocesados en hospitales. Desde hace tiempo recibo decenas de quejas con respecto a la comida de los hospitales, concretamente, con la abundancia de ultraprocesados. Quizás sea porque cada vez sois más conscientes de que la alimentación es parte fundamental de la salud y es paradójico ver cómo en centros de salud se ofrece comida perjudicial para la salud. Se ofrecen ultraprocesados tipo galletas, zumos envasados, panes refinados, fritos tipo sanjacobos, algunas carnes procesadas, precocinados, etc.

He decidido hacer este post porque conocí la historia de Javier Bravo, un chico que cuenta cómo a su padre con cáncer, anemia y que recientemente había sufrido un ACV (accidente cerebro-vascular) después de 30 horas sin comer y habiendo estado solo con suero, en la primera ingesta sólida le ofrecieron un café con galletas. Esto sucedió en el hospital Severo Ochoa de Madrid y sucede a diario en muchísimos hospitales de nuestro país. A raíz de esto, Javier Bravo inició una campaña en Change.org para cambiar esa merienda insana por otra que fuera con comida real (ejemplo: fruta).

Os pido que al final del post, si creéis que no deben ofrecer ultraprocesados en los hospitales, firméis la petición de Javier. Quizás no cambiemos la situación en todos los hospitales, pero Javier podrá regresar al hospital con un buen puñado de apoyo (ya van +9000 firmas) para convencer a los directores de dicho hospital que la población demanda un cambio. La población demanda comida saludable, comida real.

 

EN LOS HOSPITALES NO SE PROMOCIONA LA SALUD

Quizás parezca un título algo duro, pero aquí presento mis pruebas. Todas son recogidas de testimonios con nombre y apellido que denuncian los ultraprocesados en los hospitales mandando sus fotos por mensaje privado a mi Instagram.

Ejemplo de menús con ultraprocesados para los pacientes

 

ultraprocesado-hospital-1

ultraprocesado-hospital-2

ultraprocesado-hospital-3

ultraprocesado-hospital-4

ultraprocesado-hospital-5

ultraprocesado-hospital-6

ultraprocesado-hospital-7

 

ultraprocesado-hospital-8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMIDA INSANA PARA LOS ENFERMOS

Las galletas son bollería, los zumos envasados son refrescos, los sanjacobos, las natillas, las hamburguesas… todos son ultraprocesados. Especialmente preocupante el tema de las galletas y zumos (como denuncia Javier Bravo en su petición), puesto que se ha normalizado en todos los hospitales. Cualquier factor dietético que empeore la tolerancia a la glucosa o promueva la resistencia a la insulina, como son todas estas galletas y zumos cargados de azúcares y harinas refinadas, probablemente aumenten el riesgo de mortalidad por infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardíaca y cardiopatía coronaria (estudio). 

¿Es lógico que te den meriendas y desayunos cargados de azúcares y harinas después de haber sufrido un infarto? Obviamente no. Pero parece que hay pocos sanitarios que se escandalicen por ello. Impera la ley del silencio o reina la ignorancia.

Una dieta con un 25% o más calorías procedentes de azúcares añadidos casi triplica el riesgo de mortalidad por ECV (estudio). Además, sabemos que una dieta alta en azúcares añadidos promueve la resistencia a la insulina y la diabetes (estudio, estudio) y a su vez la diabetes aumenta el riesgo de mortalidad por enfermedad coronaria. El estudio de Framingham mostró que las personas con diabetes tienen aproximadamente un riesgo tres veces mayor de morir por ECV en comparación con la población general, así como un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, enfermedad coronaria y enfermedad arterial periférica. 

Un metanálisis de ensayos controlados aleatorios, concluyó que los azúcares dietéticos influyen en la presión arterial y los lípidos séricos, independientemente del peso corporal, es decir, pacientes con normopeso hospitalizados también se perjudican y alteran sus parámetros bioquímicos con ese tipo de comidas que les ofrecen. El consumo de ultraprocesado está relacionado también con mayor riesgo de hipertensión (estudio), enfermedad cardiovascular (estudio) y síndrome metabólico (estudio) de forma directa. La evidencia científica apoya la hipótesis de que el azúcar crea dependencia en modelos animales y en algunas personas puede desencadenar en una verdadera adicción (estudio, estudio). Acaban consumiendo más calorías de las que necesitan por culpa de esos productos poco saciantes.

La evidencia científica indica que todas las muertes relacionadas con el cáncer, hasta el 30-35% están relacionadas con la dieta (estudio) ¿no es denunciable que se le ofrezca zumos envasados con pan blanco a un niño con cáncer linfático? (imagen arriba a la derecha).

 

Máquinas de vending con ultraprocesados

El vending promueve el consumo de los ultraprocesado generando un ambiente con mayor disponibilidad de ellos y, por tanto, de mayor consumo (estudio). Lo indignante es que en la mayoría solo se oferta una opción: la insana. No es posible que en centros sanitarios no ofrezcan a sus usuarios, muchos de ellos con enfermedades crónicas procedentes de la mala dieta, opciones saludables con un vending con comida real.

Además, los hospitales suelen ser lugares donde el equilibrio emocional se ve en muchas ocasiones desestabilizado por una situación difícil. Familiares y amigos cursan largos tiempos de espera preocupados por los pacientes y es en esta situación donde los ultraprocesados aparecen como vía de escape, con esa combinación de azúcares y aceites muy palatables que ofrecen placer inmediato.

En un pueblo asturiano llamado Arriondas, sus habitantes están hartos del vending con ultraprocesados y ya se han manifestado (noticia). Hemos normalizado algo ilógico, injusto e irresponsable, pero la población empieza a despertar en el momento en que toma conciencia.

vending-hospital-1

vending-hospital-2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos de Cambiando el Vending

 

Cafeterías con ultraprocesados

cafeterías ultraprocesados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los hospitales no son bares, son centros sanitarios y tienen una mayor responsabilidad. Cualquier alimento que se venda (o regale) dentro del hospital se le otorga un “halo” de salud, es decir, a ojos de la población se disminuye la percepción del riesgo, porque… ¿cómo van a vender comida insana en un sitio donde cuidan tu salud? Y no, amigos, lo importante no es la moderación, puesto que ese argumento es simplemente un engaño.

Quien diga que no se puede crear un entorno con comida real en el hospital es porque tiene un objetivo mayor por encima de la salud: el dinero.

Pautas dietéticas con ultraprocesados

dietas con ultraprocesados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como bien anuncian mis compañeros dietistas-nutricionistas, la sanidad está desnutrida.

Lo que tenemos al servicio de la población son dietas “del cajón” que te restringen la leche entera, te ponen al mismo nivel (moderado) las aceitunas, el aguacate y las almendras que los cereales azucarados, y lo peor, te recomiendan consumo diario de azúcar (ver imagen). Imagínese que acude al taller del coche y en lugar de cambiarle la rueda pinchada le ponen un parche con cinta aislante. Usted pensaría ¿esto es una broma o qué pasa? Pues eso mismo pensamos los nutricionistas cuando vemos el tipo de dietas que se reparten en hospitales. Fitness Revolucionario detalla en este post, los errores más comunes de las dietas que solemos ver, en su mayoría “del cajón” y repartidas por profesionales que no son graduados en nutrición humana y dietética. 

 

 

Donar sangre y de regalo… ultraprocesados

ultraprocesado donar sangre

ultraporcesados donar sangre 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dona sangre. Es gratis, es un momento, es saludable y lo más importante: salva vidas. Pero el fin nunca justifica los medios, no podemos regalar productos insanos a personas que han realizado este acto tan importante, no es justo, no es honesto. Mi recomendación es crear demanda, es decir, pide comida real al final de donar, eso servirá para que los encargados sepan que la gente que va a donar quiere comida real y, por tanto, les conviene tenerla. Muchos de estos ultraprocesados como el Avenacol (harina, azúcares, aceites refinados, sal, aditivos) aprovechan este tipo de lugares para adquirir una mejor imagen social y también más saludable, por ello es normal que la marca los regale.  

 

McDonalds dentro de los hospitales

Puede que no veas a ningún entrenador en los hospitales, ni tampoco ninguna zona de hacer deporte… “Pues claro, carlos, es un hospital no una zona de ocio”. Error. La actividad física no es solo ocio, no es solo prevención, también es tratamiento. “Los niños que hacen deporte se recuperan mejor de la quimioterapia”, afirma el catedrático Alejandro Lucía. Sin embargo, en lugar de gimnasios hay McDonald’s cerca o en el mismo hospital. Comida que formará parte de la dieta de muchos sanitarios e incluso pacientes y familiares.

Como podemos ver, el entorno pro-ultraprocesado empieza en la entrada del hospital, continúa dentro en pasillos y cafeterías, hasta llegar a la mismísima cama de los pacientes.

“Pero Carlos, siempre ha sido así”

¿Ese es un argumento lógico? ¿No debieron prohibir fumar en los hospitales porque “siempre se fumaba”? 

 

EL COSTE SANITARIO DE LOS ULTRAPROCESADOS LO PAGAS TÚ

Cuando nos hablan de calidad de vida, de esperanza de vida, de prevención… todo ello nos parece algo abstracto que no va con nosotros. Pero cuando hablamos de dinero, la cosa cambia, más si cabe cuando es el dinero de nuestro bolsillo.

La diabetes tipo 2 impone una carga económica para España que podría alcanzar el 2,5 % del PIB, la estimación es de 19.908,661 millones de € en 2015. Mediante cambios en los factores de riesgo modificables la sociedad podría ahorrar el 64,8 % de ese coste, en torno a 12.900,8 millones de € (entre 2.428,5 y 17.764,2). De ellos, el mayor ahorro se ganaría controlando la dieta, que es responsable del 40% de los costes sociales de la enfermedad. Mayor tiempo de estancia en hospital, menor productividad, mayor consumo de fármacos… pero seguimos promocionando el consumo de galletas y zumos para diabéticos en hospitales, además, concediéndoles una imagen saludable. Y no, porque sean sin azúcares o integrales NO SON SALUDABLES.

El coste total estimado de la EIC (enfermedad isquémica del corazón) para España en 2015 es de 3.068,022 millones de € (0,32 % del PIB), de los que el 31,5 % son costes directos y el 68,5 %, costes indirectos. Del total, casi el 18 % son costes de los cuidados informales. Sin los cuidados informales ascenderían a 2.520 millones de €. Dado que la dieta es el factor causal más influyente en la enfermedad isquémica del corazón, podrían ahorrarse hasta 2.130 millones de € anuales si mejoramos la dieta de las personas… pero claro, parece que la solución se llama atorvastatina, enalapril y cateterismo, porque la prevención ¿pa qué? La aterosclerosis es un proceso fisiopatológico de origen inflamatorio y oxidativo (estudio) y con ultraprocesados pro-inflamatorios y pro-oxidantes lo que estamos es acelerando su progresión (estudio). 

Espero que cuando vuelvas a ver esos ultraprocesados en el hospital pienses que alguien se está enriqueciendo a costa de ello, pero no tú, porque lo que tú estás haciendo es perder dinero. Además, los hábitos se contagian, es posible que los hospitales sean contagiosos, como muchos otros lugares, con respecto a los malos hábitos. Ah, y por cada euro invertido en tener dietistas-nutricionistas en el sistema sanitario, la sociedad recibe 63€ netos (informe), tener un DN en el hospital no sale caro, sale barato. El problema es que el dinero va para donde ya sabemos que va…

Fuente de los datos económicos:

Pinilla, J.; Barber, P. y González López-Valcárcel, B. El coste de la enfermedad potencialmente prevenible en España. Madrid: Fundación MAPFRE, noviembre de 2017.

 

FIRMA LA PETICIÓN: ¡HAGÁMOS QUE SE CAMBIE!

Si no eres parte de la solución, eres parte del problema.

Firma la petición de Javier Bravo para empezar a expulsar a los ultraprocesados de los hospitales, empezando por la comida que se sirve a los pacientes. 

Realfooders, quiero llegar a las 50.000 firmas. Con ello es posible que podamos hablar con la gerencia del hospital y que nos escuchen.

Los ultraprocesados tienen poder y dinero, ellos son más grandes que nosotros, sin embargo, nuestros motivos son más grandes que ellos.

Firmar petición: Change.org

Carlos Ríos

(Visited 12.454 times, 1 visits today)

30 Comments

  1. Marta dice:

    Por favor que dejen ya de matarnos así! Soy enferma de esclerosis múltiple y cuido mucho mi dieta y los médicos solo se dedican a medicarnos!
    Un paciente curado es un cliente perdido ( industria farmacéutica) n

  2. Roberto Reyes Martínez dice:

    En los hospitales debe cuidarse de la salud de los enfermos al completo.

  3. Lola dice:

    Es necesaria la buena nutrición para la prevención

  4. La salud ante todo y la alimentación es un medio para llegar a ella.

  5. Vanessa dice:

    ¡¡Por el futuro de la alimentación sin ultraprocesados!!

  6. Alejandro juez macias dice:

    Parece mentira que siendo el sitio que es se proporcione tal calidad en la alimentación de los pacientes deberían de prestar especial atención en esto pues en mayor o menor medida somos lo que comemos

  7. Celia dice:

    Debemos hablar, buscar soluciones. Es totalmente incoherente que en los centros de salud no se administre comida saludable. Cada día un paso más!

  8. Cristina Gómez Ramos dice:

    Soy alumna de Nutrición y me parece

  9. Clara Castellanos dice:

    Ya me parece mal que nonse desincentive vía impuestos la oferta y la compra de ultraprocesados en el mercado (como se hace con el tabaco o el alcohol). Pero ya que los impongan las instituciones sanitarias no tiene nombre.

  10. Raul Cuenca dice:

    Basta ya!! 😡

  11. Laura dice:

    Por una sanidad sin ultraprocesados!!!!

  12. Samantha dice:

    Los hospitales deben tener la obligación de alimentarte con comida sana ya que todos tenemos el derecho de la salud!

  13. JOSE ochando dice:

    En los hospitales debería servirse comida sana

  14. Evelia Sandoval dice:

    Basta de ultraprocesados, implementemos comida sana, comida real.

  15. Julia dice:

    En un hospital se podrán curar enfermedades, pero deberían de enseñar a prevenir otras

  16. Claudia dice:

    Dar mierda que se hace llamar “comida” a ingresados en hospitales (y en cualquier centro público o privado) no mejora las posibilidades de que su salud mejore, es más la empeora.

  17. Paloma dice:

    Completamente de acuerdo.

  18. Paz Martín Maroto dice:

    Es totalmente indignante.

  19. Eduardo Hernández Muñoz dice:

    Salud = comida real

  20. Eduardo Hernández Muñoz dice:

    Por una vida sana

  21. Patricia Requena dice:

    Valencia, España

  22. Carolina Rose dice:

    Basta ya de los ultraprocesados

  23. Eva Bretos Cano dice:

    Por favor no mas comida procesada

  24. Esther dice:

    Qué vergüenza…

  25. Laura de los Santos Tejada dice:

    Soy enfermera, corroboro lo dicho y me parece imprescindible erradicar esta clase de alimentación en los hospitales.

  26. Blanca dice:

    No quiero que haya comida ultra procesada en los hospitales.

  27. Sara dice:

    Ojalá se pueda cambiar algo… Lo espero y lo deseo. Mi hija es una d las damnificadas y lo que le queda por desgracia.

  28. Amrita dice:

    Apoyando a topeee…graciasss por tanto

  29. Deditos en la Masa dice:

    Estea es una parte de un texto que publiqué en mayo en mi facebook de ‘Con los deditos en la masa’ a raíz del ingreso de mi bebita. Como verás ya lo reivindicaba aquí, así que totalmente de acuerdo 😊

    “Mi bebita ha tomado comida sólida desde los seis meses, por lo que pedí el menú de los bebés a partir del año, el cual venía con un sólido y dos cuencos de purés.

    Me dijeron que le podían cambiar el puré por croquetas, que es una comida estupenda pero no quizá para un bebé de diez meses, igual mejor pollo hervido con verduras y arroz. También incluyeron como merienda galletas, que deja mucho que desear siendo que la fruta es más saludable y más barata, pero esta se la traían envasada en tarrina y triturada. En fin.

    Lo único que quiero plasmar es que simplemente digo que de nutrición y alimentación saludable les queda mucho camino por recorrer, al menos con los conocimientos que ya hay actualmente, no digo yo que en el siglo pasado… De ahí la reivindicación de muchos nutricionistas para que les incluyan en el sistema público de salud. O al menos que actualicen los conocimientos a los pocos que deben estar. Y si ya introducen ideas como el comercio de proximidad (no digo ecológico), la repera.

    Espero que llegue -como en su día llegaron las medidas para rebajar el consumo de alcohol y tabaco- porque la alimentación ya se ha convertido en un problema de salud pública y el sobrepeso y obesidad (que conlleva enfermedades coronarias, diabetes tipo II, etc.) constituye una de las enfermedades no transmisibles con mayor tasa de mortalidad en esta parte del mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies