comida sin etiquetas
Más alimentación y menos nutricionismo
21 Febrero, 2017
Mostrar todo
Comida_real

¿QUÉ ES COMIDA REAL?

 

Fue un día intenso, muchos pacientes nuevos, pero hubo algo en común en todos ellos que me hizo reflexionar al final de la jornada. Azúcares, grasas, desayuno, dietas, calorías…todos los pacientes me llegaban con mucha información previa sobre nutrición, pero lejos de servirles de ayuda, todos desconocían cómo plantear una alimentación para mejorar de verdad su salud, rendimiento o estética. En la última consulta ya estaba harto: “Mira, por favor, olvídate de todo eso y céntrate en el alimento”.

Al poco tiempo me di cuenta que el mensaje llegaba de forma clara y efectiva, por lo que empecé a trabajar y divulgar el concepto de Comida real, la comida de verdad, el llamado “Real food”. Hoy quiero empezar a compartir este mensaje con vosotros también por aquí, en el blog Realfooding 🙂

 

 

 

PERO ¿QUÉ ES COMIDA REAL? YO LO ENTIENDO ASÍ:

Comida Real son todos aquellos alimentos mínimamente procesados o cuyo procesamiento industrial o artesanal no haya empeorado la calidad de la composición o interferido negativamente en sus propiedades saludables presentes de manera natural.

Con esta definición podemos dividir los alimentos reales, los alimentos de verdad, en dos grupos:

1º Grupo: Alimentos frescos, sin ningún o mínimo procesamiento.

1- Verduras 

2- Frutas

3- Frutos secos

4- Tubérculos y raíces

5- Legumbres

6- Pescados

7- Huevos

8- Carnes

2º Grupo “Buenos procesados”: Alimentos reales con un procesamiento industrial o artesanal beneficioso o inocuo para la calidad del alimento con respecto a sus propiedades saludables.

9- Cereales integrales

10- Aceites vírgenes

11- Lácteos de calidad

12- Bebidas vegetales

En este segundo grupo encontraríamos, por ejemplo, al aceite de oliva virgen extra, el pan integral, el yogur natural y el queso, el chocolate negro >70%, el café, el tofu, etc. Podemos incluir también los alimentos considerados de segunda gama (alimentos reales en conservas y semiconservas), tercera gama (alimentos reales congelados/ultracongelados), cuarta gama (alimentos reales envasados en atmósferas modificadas), quinta gama (platos de alimentos reales ya cocinados y envasados al vacío) y muchos otros más, el único requisito: toda aplicación en el procesamiento de los alimentos no debe interferir disminuyendo la calidad de los mismos, sino dejándola igual, aumentándola o si la disminuye que sea mínimamente. Se trata de poner el foco en la calidad de la comida.
 

¿QUÉ NO ES COMIDA REAL?

Según la RAE, el significado de “alimento” es: “Conjunto de sustancias que los seres vivos comen o beben para subsistir”.

El problema es que hoy en día existen muchísimos alimentos que, si bien pueden darnos sustento energético, también nos malnutren y perjudican a corto, medio y largo plazo por la pésima calidad de los ingredientes que lo componen. Por esa razón prefiero evitar llamarles “alimento” y me refiero a ellos como “productos”.

Estos son los productos procesados o ultraprocesados. Son el producto de una serie de procesamientos donde se les añade, retira, mezcla, texturiza, etc. una serie de ingredientes de baja calidad y/o donde el propio procesamiento disminuye su calidad. Esta peor calidad se traduce en un producto que se vende como alimento, pero que fisiológicamente en nuestro organismo tiene efectos perjudiciales en menor o mayor medida.

Los productos ultraprocesados hay que evitarlos porque:

  • Son ricos en azúcares añadidos, grasas refinadas, sal y/o aditivos.
  • Son artificialmente densos en calorías por cada ración del producto.
  • Son pobres en nutrientes, como fibra, fitoquímicos, minerales, etc.
  • Son hiper-palatables. Inhiben nuestros mecanismos naturales de saciedad.
  • Desplazan y sustituyen el consumo de alimentos reales.
  • Tienen una mayor disponibilidad en nuestro entorno que los alimentos reales.
  • Tienen una mayor publicidad y marketing que los alimentos reales.

 

 

¿POR QUÉ REALFOODING? POR ESTAS 7 RAZONES:

 

1- LA POBLACIÓN MUERE POR CULPA DE LO QUE COME.

Nos enfrentamos a una epidemia de enfermedades crónicas no transmisibles como el sobrepeso, obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, cáncer, enfermedades neurodegenerativas, enfermedades autoinmunes, etc. En España más de 20 millones de personas padecen enfermedad crónica y suponen la principal razón de morbilidad y mortalidad total. Todas son de origen multifactorial, sin embargo, en mi opinión todas tienen algo en común que contribuye a la causa: el consumo de productos ultraprocesados.

Además, el gasto sanitario que generan estas enfermedades suponen la principal carga económica de la mayoría de los gobiernos. Esto supone un gran coste de oportunidad, dado que gran parte de esos recursos económicos podrían destinarse a otras necesidades sociales. Los productos altamente procesados generan más pobreza que riqueza en nuestra sociedad y son comparables al daño que generan las guerras o el tabaco.

Los factores más decisivos en nuestra salud y nuestro bienestar son las elecciones que hacemos en nuestra vida cotidiana. Comer comida real no es un gasto, es una inversión a largo plazo donde tu salud te lo devolverá.

Tuits destacados:

 

 

2- PARA ESTAR SALUDABLE: COME COMIDA REAL 

El denominador común de todos los patrones dietéticos saludables es la comida real. Nuestro planeta Tierra es grande y diverso, las diferentes zonas geográficas con diferentes culturas han generado múltiples patrones de alimentación saludable. El problema ha llegado cuando hemos empezado a comer todos lo mismo con la globalización de los productos procesados.

¿Cuál es la mejor dieta? La que combine estos dos pilares fundamentales: adherencia y comida real. Siempre habrá defensores y detractores de la dieta vegetariana, mediterránea, paleolítica, baja en carbohidratos y demás patrones dietéticos. Cada uno intentará convencernos de que su modelo es el mejor. Cada uno puede basarse en diferentes frecuencias de grupos de alimentos, con diferentes cantidades de macronutrientes, sin embargo, lo que no pueden negar es que todos y cada uno se basan en alimentos reales y tradicionales, mínimamente procesados, los cuales se consumen con buena adherencia.

Tuits destacados:

 

 

 3- LA COMIDA REAL NO SE ENFOCA EN CALORÍAS O NUTRIENTES, SINO EN ALIMENTOS 

La Organización Mundial de la Salud y numerosas guías y directrices en nutrición se han estado centrando durante décadas en las calorías y nutrientes de los alimentos. El problema es que con ello han dado vía libre a que productos procesados se cuelen entre estas recomendaciones, sean promovidos por profesionales sanitarios y utilizados por el marketing alimentario.

La industria alimentaria se centró en culpabilizar a las grasas para poder recomendar productos procesados bajos en grasas, pero ricos en azúcares. Ahora quiere hacer lo mismo con las calorías. Para ello financia a científicos, sociedades y profesionales para que divulguen la creencia de que la clave está en el balance energético, donde un balance positivo es el culpable del exceso de peso y, por tanto, responsabiliza a la población de que “comen mucho y hacen poco ejercicio”.

Un mal balance energético no es la causa del problema, sino la consecuencia. Las calorías simplemente son una unidad de medida válido para un sistema matemático, pero no para sistemas biológicos que integran nuestro organismo. No podemos justificar el consumo de productos procesados en base a sus calorías o a la actividad física de la población, por la razón de que sus efectos perjudiciales van más allá de las propias calorías. Los productos procesados tienen componentes que afectan a nivel hormonal, metabólico, digestivo, neurobiológico, microbiota y un largo etcétera diferente a los alimentos reales. No hay que comer menos y hacer más ejercicio, hay que comer mejor y hacer mejor ejercicio.

Por eso al balance energético lo llamo balance patético y divulgo sus carencias y limitaciones con el hashtag #BalancePatético.

Tuits destacados:


 

4- LA COMIDA REAL SE COCINA.

La preparación y cocinado junto con los métodos de cultivo y conservación de alimentos, han contribuido a la supervivencia, evolución y adaptación de nuestra especie. Gran parte del crecimiento y desarrollo de nuestra civilización se lo debemos a cómo hemos obtenido, conservado y procesado nuestros alimentos. Sin embargo, hoy hemos experimentado un cambio rápido en la manera en la que procesamos nuestra comida, convirtiéndola en causa de nuestra principal morbilidad y mortalidad. La educación alimentaria, tradicionalmente a cargo de la familia, se está perdiendo en las presentes generaciones. La población no sabe qué es un alimento real ni cómo cocinarlo.

Por otro lado, la mayoría de las personas entienden “hacer dieta” como un drama, un sufrimiento, una condena. Si bien es cierto que el cambio de hábitos tiene un proceso adaptativo y precisa de tiempo, comer comida real no debe ser un castigo o un aburrimiento. Para no caer en la monotonía, debemos alejarnos de modelos dietéticos que sean muy estrictos o restrictivos puesto que la adherencia a largo plazo se dificultará. Utilizar la variedad de alimentos reales en combinación de buenos procedimientos culinarios nos permite poder mantener el estilo de vida basado en comida real a largo plazo y lo mejor…¡disfrutando de la comida!

Tuits destacados:


 

5- MÁS MERCADO Y MENOS SUPERMERCADO.

La comida real no está “enriquecida en” o se anuncia “rica en”, “baja en”, “light”, “desnatado” ¿por qué? Porque no lo necesita. Hay que aprender a leer etiquetas para detectar los buenos procesados, sin embargo, la comida real no lleva etiqueta, o por lo menos no con grandes listas de ingredientes. Promover la compra de alimentos en el mercado de abastos de tu localidad, garantiza una alimentación menos procesada, más saludable, más sostenible y beneficiosa con la economía alimentaria de tu zona.

La reformulación de alimentos procesados insanos en su variante adaptada “más saludable” todavía siguen siendo perjudicial. El mensaje no debe ser comer alimentos procesados con menos azúcar, con más omega 3 o con menos sal, dado que, el alimento real es más que la suma de sus nutrientes, es la matriz en la que vienen y las interacciones entre ellos y nuestro organismo.

No obstante, no estoy en contra de la industria alimentaria o de los supermercados. Gracias a la industria podemos tener alimentos con mejor conservación y duración (ej.: lata de sardinas, legumbres en bote), con buenas medidas de higiene y seguridad alimentaria (menos casos de intoxicaciones alimentarias), nuevos alimentos con un procesamiento que aumenta su calidad nutricional (ej.: Aceite de oliva virgen extra, aceite virgen de coco, etc.), alimentos que sean más fáciles de preparar y consumir (ej.: vegetales cortados, limpios y listos para servir), etc. ¡Los buenos procesados son también comida real!

Tuits destacados:

 

 

6- LA COMIDA REAL NO TIENE CONFLICTOS DE INTERESES.

Pocos famosos, cantantes, futbolistas y en general, personajes con alto poder de influencia en la sociedad, promocionan la comida real ¿por qué? porque no hay dinero de por medio. La industria alimentaria gasta mucho dinero en promocionar productos procesados por todos los medios y jamás será comparable al dinero invertido por políticas públicas de fomento de comida real. Es comprensible, al fin y al cabo, son empresas cuyo objetivo no es la salud de la población sino los ingresos económicos.

Pero lo indignante es la compra de profesionales sanitarios, de sociedades científicas, de docentes o consensos de expertos, que son influenciados por este lobby de los procesados a recomendar estos productos a la población de forma directa o indirecta. Utilizan su imagen, su posición o su cargo para tergiversar una información corrompida por el dinero. Por ello, desde Dietética Sin Patrocinadores iniciamos hace unos años una cruzada en contra de los conflictos de interés en nutrición, porque sabemos la importancia que tiene para la salud de la población. Los que me conocéis por redes sociales sabéis que no doy tregua en este aspecto y os animo a que vosotros también denunciéis. Os dejo en los tuits los casos más escandalosos. 

Tuits destacados:

 

 

7- LOS PRODUCTOS ULTRAPROCESADOS SON MALOS PARA LA SALUD.

Sí existen alimentos buenos y malos. Los productos ultra-procesados no deben recomendarse ni “con moderación” ni “dentro de una dieta equilibrada”. Las guías oficiales, los medios de comunicación y las facultades de nutrición nos han convencido de que “no hay alimentos malos ni buenos”. Los conflictos de intereses influyen en que se perpetúe esta idea, ya que así se disminuye la percepción de peligro de los productos procesados y sale ganando la industria alimentaria con mayores ventas.

Sin embargo, cuando comparamos los efectos en la salud de los productos procesados versus comida real, la literatura científica sí nos muestra claras diferencias significativas. Uno de los mejores estudios epidemiológicos en nutrición realizados hasta la fecha, el estudio EPIC (estudio), reveló que tan solo 150 kcal al día procedentes de bebidas azucaradas se asoció con un incremento sustancial en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Por el contrario, el mayor ensayo aleatorizado sobre dieta y salud, el estudio PREDIMED (estudio), reveló que el consumo de un puñado de frutos secos o cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra al día (aproximadamente 500 calorías) redujo significativamente el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Dadas las diferencias del efecto en nuestra salud ¿estamos mintiendo al decir que unos son buenos y otros son malos? Está claro que no. En mi opinión, una buena y efectiva educación alimentaria pasa por dejar claro cuáles son los buenos y cuáles son los malos. Necesitamos llegar con impacto a una sociedad dormida, gracias a proyectos como el de SinAzúcar.org se consigue la repercusión que necesita este mensaje. A los que criticamos con dureza a los productos procesados nos seguirán llamando “talibanes de la nutrición” pero valdrá la pena si conseguimos despertar a la población. 


 

CONCLUSIONES FINALES

1- Come comida real es un mensaje potente, es un mensaje que llega a la gente. Ayúdame a compartirlo. #eatrealfood

2- El alimento es más que la suma de sus calorías y nutrientes. Es la interacción entre estos y nuestro organismo. 

3- Puede que la industria de los procesados sea más grande que nosotros, pero nuestros motivos son más grandes que ellos.

Nos vemos en el siguiente post, Realfooders 😉

Carlos Ríos.

(Visited 17.059 times, 1 visits today)

24 Comments

  1. […] ¿Qué es comida real? | Realfooding. Fue un día intenso, muchos pacientes nuevos, pero hubo algo en común en todos ellos que me hizo reflexionar al final de la jornada. Azúcares, grasas, desayuno, dietas, calorías…todos los pacientes me llegaban con mucha información previa sobre nutrición, pero lejos de servirles de ayuda, todos desconocían cómo plantear una alimentación para mejorar de verdad su salud, rendimiento o estética. […]

  2. silvia dice:

    Que grande eres Carlos!!!

  3. alfonso dice:

    Este post es para enmarcarlo. Quiero daros las gracias a ti y a tus compañeros DN por vuestro trabajo de divulgación. Llevo apenas unas semanas interesándome por estos temas de nutrición y puedo decir que habéis cambiado para siempre mi forma de ver la salud y la comida.

  4. Quique dice:

    Y para acompañar la comida real, no hay nada como una bebida real. ¿Cómo puede ser que no hables nada del vino, si «debe incluirse dentro de una dieta saludable»? ¡Viva el vino!

    «Finalmente, se indicó que el vino debe incluirse dentro de una dieta saludable, como la dieta mediterránea. Estudios recientes señalan que el vino sería responsable del 25 por ciento de los efectos protectores de la dieta mediterránea sobre la salud.»
    http://www.lavanguardia.com/vida/20170209/414181036827/los-mejores-especialistas-del-mundo-en-vino-y-salud-se-reuniran-en-logrono-en-un-congreso-la-proxima-semana.html

    Gracias por todo lo que escribes sobre nutrición.

    • Carlos Ríos dice:

      Gracias a ti Quique por leer. Discrepo con lo del vino, pienso que sus propiedades beneficiosas se exageran en muchos aspectos y si bien es cierto que los estudios epidemiológicos están a favor de un consumo moderado de vino, yo no lo veo necesario como recomendación. La única recomendación sobre vino mía sería: si no sabes controlar su consumo, no lo consumas y si no sueles tomar vino, tampoco te pierdes nada por no tomarlo.

  5. María de Haro dice:

    Enhorabuena Carlos por todo tu trabajo, y muchas gracias!
    Todos a compartir #eatrealfood 😉

  6. Daniel dice:

    Me gusta la idea de que “procesado” no significa “malo” por sí mismo, la idea es que evitemos alimentos que tengan una degradación en sus cualidades o que incorporen elementos más o menos tóxicos o negativos.

    Por cierto muchos ánimos con la página, está quedando bonita. 🙂

  7. Francisco dice:

    Carlos, te sigo desde hace algún tiempo en twitter y quiero que sepas que te estoy profundamente agradecido por tu labor. Mi familia y yo comemos mucho mejor desde que te leo y me abriste los ojos en materia de alimentación. Estoy seguro de que todavía cometo muchos errores, pero con algo tan básico y tan sencillo como evitar todo lo fabricado y comer comida real siento que ya estoy haciendo una enormidad por la salud de la gente que quiero. GRACIAS.

  8. barbara dice:

    Maravilloso artículo, creo que me ayudará como tantos otros, a los cambios que voy incorporando en mi día día. …..he de decir que yo soy una talibán de las maquinas vending que hay en las oficinas…..es increíble como están llena de procesados y si no tenemos bastante con el impacto de estar tropecientas horas sentados y estresados, encima lo que tenemos más a mano perjudica ya del todo nuestra salud

  9. Jose J. dice:

    Como deportista y alumno tuyo, muchas gracias por abrirnos un poco mas lo ojos.
    Ahora a seguir trasmitiendo estos valores a nuestros pequeños, porque los de enfrente tiene mucho poder de influencia y a veces es complicado luchar contra tantas cosas- medios, sabores, publi, etc-. Pero perseveraremos!

  10. […] y, viendo que las recomendaciones actuales van dirigidas a la promoción de la comida real (artículo) y a la restricción de los alimentos ultraprocesados -como podemos ver en el comunicado que hizo […]

  11. […] vigialndo la letra pequeña. Pero mejor aún es apostar por alimentos de verdad, la llamada comida real. Nos hemos vuelto demasiado dependientes de los precocinados y procesados, los carros de la compra […]

  12. Montse dice:

    Excelencete trabajo divulgativo que estas haciendo. Te felicito por tu generosidad al compartir tus conocimientos y sobretodo tu tiempo.
    (Farmacéutica en modo #realfood)

  13. […] menos en la báscula durante unas semanas. Ahí es donde habrá aprendido a comprar, a elegir, a distinguir la comida saludable de verdad de los productos envueltos en marketing engañoso, a que no le tomen el […]

  14. […] menos en la báscula durante unas semanas. Ahí es donde habrá aprendido a comprar, a elegir, a distinguir la comida saludable de verdad de los productos envueltos en marketing engañoso, a que no le tomen el […]

  15. […] menos en la báscula durante unas semanas. Ahí es donde habrá aprendido a comprar, a elegir, a distinguir la comida saludable de verdad de los productos envueltos en marketing engañoso, a que no le tomen el […]

  16. […] foto es de NutriRivers, creador de Realfooding (http://realfooding.com/queescomidareal/). En su lucha, intenta enseñarnos cuál es la comida real, la de verdad, la recomendable y evitar […]

  17. […] os invito a leer antes un artículo, del genial dietista nutricionista Carlos Ríos, llamado Qué es comida real para que no compréis productos que muchas empresas de alimentación (más bien “empresas de […]

  18. Víctor Sánchez dice:

    Hola Carlos! Antes de nada felicitarte por el artículo, me ha parecido sencillamente para enmarcar. Aún así, como total novato en temas de nutrición y alimentación, la verdad es que en ocasiones me cuesta bastante trabajo diferenciar entre comida real y productos procesados, especialmente en el caso de productos de supermercado en los que me surgen muchas dudas. Ejemplo: un paquete de pavo cortado en lonchas a la venta en cualquier supermercado. ¿Algún truco o consejo que me pueda ayudar?

    Ah, también te quería preguntar acerca de las frutas de los supermercados y fruterías “normales”, y la fruta de las tiendas bio. ¿Qué opinas? ¿Cómo calificarías ambas en términos de calidad alimenticia?

    Gracias y un saludo!

  19. […] menos en la báscula durante unas semanas. Ahí es donde habrá aprendido a comprar, a elegir, a distinguir la comida saludable de verdad de los productos envueltos en marketing engañoso, a que no le tomen el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies